Así en la Guerra como en la Empresa

treinamentosin

30′ intensos que no te puedes perder:

Así en la Guerra como en la Empresa

7 reflexiones de 7 expertos; 7 ponencias de 30 minutos hablando de la Estrategia, de la Empresa y de la Guerra.

Metodología y contenidos:

El objetivo de 30 minutos hablando de … es llegar a los conceptos claves de cada tema dejando en el camino lo accesorio, para lo cual hemos estructurado la jornada  a partir de una sucesión de intervenciones de 30 minutos protagonizadas cada una de ellas por ponentes diferentes  pero con una característica común: tener un profundo conocimiento de los temas expuestos .
Serán 7 ponencias de 30 minutos, sin turno de preguntas y que servirán para componer un puzzle en el que la estrategia,  la inteligencia empresarial y las aportaciones de la esfera militar, reivindicarán su importancia en el contexto empresarial actual.

Programación:

1. Toda crisis es un cambio y por tanto una oportunidad

1. Toda crisis es un cambio y por tanto una oportunidad

Alberto Martínez Martínez

2. Periodo bélico… avance y negociación extrema. Y ahora… ¡en la empresa!

Javier Santamarta Del Pozo

3. Conoce a tu prójimo como a ti mismo, y no habrás de temer el resultado de 1000 batallas

Manuel González Hernández

4. La experiencia militar como modelo para afrontar la batalla empresarial

Fernando Pasquín Agero

5. Los roles y valores del cine bélico aplicados a la empresa

Fernando Mazarro Ciarán

6. En la empresa, como en la guerra, si no comunicas estás muerto

Elia Rodríguez Álvarez De Lara

7. La inteligencia: vital en el combate, vital en la empresa

Héctor Izquierdo Triana

Inscripciones, Reserva e Información Adicional:

Mediante correo en la pestaña de CONTACTO o en el enlace siguiente:

RESERVA CLICA AQUÍ

 

 

Anuncios

¿Quieres aprender de verdad? Estudia los fracasos ajenos (y evitarás los propios)

Muchas veces se expone que el fracaso te ayuda a no cometer errores y que la mejor experiencia de gestión es un gran fracaso.

Esta frase tiene mucho de verdad, y es cierto que un fracaso te vacuna contra posibles errores futuros, pero hay algo bastante más útil que el fracaso propio: el fracaso ajeno.

Estudiar los fracasos ajenos nos ayuda a no cometer los mismos errores, y mejorar nuestra gestión, pero cuando queremos hacerlo nos encontramos con un gran problema: Ninguna empresa en su sano juicio publicita sus fracasos, a no ser que haya desaparecido y sus directivos y gestores no estén en activo.

Ahora podemos estudiar los problemas que tuvo Chrysler en los años 70, que estuvieron a punto de quebrar la empresa, o los motivos que hicieron desaparecer a Galerías Preciados, pero son gotas de información en el océano de la Historia Empresarial. Ahora bien, ¿cuánta información tenemos sobre las grandes batallas, los motivos de las victorias y las causas de las derrotas?.

La_Rendición_de_Bailén_(Casado_del_Alisal)

Las grandes batallas se han estudiado con gran intensidad por múltiples historiadores militares, analizando las causas, motivos y decisiones que llevaron a la victoria o derrota de unos de los bandos en conflicto. A la victoria de una organización humana, con unos objetivos, medios económicos, humanos y materiales dedicados al cumplimiento de las tareas encomendadas.

Esta última frase, ¿no recuerda profundamente a la definición de una empresa? Pues, si es así, para estudiar los motivos del fracaso de una empresa podríamos estudiar los motivos de las derrotas militares. Y quizá descubriríamos que un fracaso en la expansión de una empresa por falta de canales de distribución es tremendamente parecido a grandes sitios de ciudades que fracasaron en los siglos XVI y XVII.

Podemos aprender de la Historia militar y aplicar ese aprendizaje en nuestras empresas modernas, evitando cometer los errores que cometieron nuestros antepasados.

¿Problemas con la Competencia? ¡Consulta las Batallas!

Muchas empresas han tenido (y tienen) que luchar duramente para mantener sus cuotas de mercado, sus zonas de expansión, sus ampliaciones empresariales, etc. Igualmente, es común tener que decidir sobre alianzas empresariales, cuotas de producción entre filiales y objetivos a alcanzar. Es decir, el mundo empresarial se parece mucho a un campo de batalla con múltiples ejércitos en combate. Incluso en lenguaje empresarial está lleno de referencias bélicas (batalla, recursos, medios, logística, operaciones, victorias…).

Todas estas situaciones empresariales se producen constantemente, pero cuando intentamos encontrar casos reales de “batallas empresariales”, no los encontramos fácilmente. Entre otras cosas, porque las empresas son reacias a publicar extensas crónicas sobre sus fracasos e incluso sus éxitos son alterados para no dar pistas a la competencia sobre el modo correcto de solucionar problemas.

Así que, ¿cómo podemos estudiar casos pasados de gestión que nos sean verdaderamente de aplicación?

batalla-otumba-hernan-cortes

La primera solución que se nos ocurre, el estudio de casos empresariales, parece ser la más fiable pero, a no ser que podamos fiarnos de la realidad que nos cuentan sus propios actores, puede aportar datos poco fiables. Sin embargo, existe una opción perfectamente documentada, estudiada y fiable, a poco que tengamos una mente dispuesta a ello: El estudio de las grandes batallas de la Antigüedad.

Porque, ¿qué hay más parecido a una expansión internacional con una “joint venture”de empresas locales, que la conquista del Imperio Azteca por Hernán Cortés? Llegó con una pequeña fuerza, pero con ventajas tecnológicas y de procedimiento (caballos, espadas de acero y técnicas de batalla desarrolladas en las guerras europeas), y se alió con pequeñas tribus locales mayas, enemigas de los aztecas, hasta conquistar su Imperio. Y si hablamos de una empresa que se expande aceleradamente mediante apalancamiento, ignorando las tendencias de mercado, ¿no se acerca peligrosamente a un “Desastre de Annual”, donde la falta de logística y la ignorancia de la situación condujo al mayor desastre militar español del siglo XX?

Todos estos casos militares de gestión de organizaciones están profusamente estudiados y analizados. Sólo es necesario trasvasar sus enseñanzas a la empresa moderna. Y para ello, nosotros, Marte & Minerva, nos hemos constituido. Para adaptar las experiencias militares, las grandes victorias y las absolutas derrotas, a la situación real de la empresa. De esta manera, proporcionamos formación sobre operaciones, técnicas y experiencias militares que las empresas pueden aplicar inmediatamente a su gestión estratégica y táctica.